10 errores comunes que la gente hace con su dinero

10 errores comunes con el dinero

Tabla de Contenidos

Por mucho que intentemos hacer un seguimiento de cada céntimo, muchos de nosotros estamos perdiendo dinero sin darnos cuenta. Ya sea en forma de café de máquina, compras online o la tentación de vender acciones después de una caída del mercado para evitar pérdidas adicionales… existen infinitas formas de administrar mal nuestro dinero y no tener una correcta planificación financiera. Por ahora, centrémonos en cómo evitar 10 cosas que las personas suelen hacen con su dinero y que pueden costarles mucho cuando se jubilen:

  1. No definir una estrategia de ingresos posterior a la jubilación

El objetivo final de la planificación financiera es garantizar ingresos adecuados. Un estudio de 2019 encontró que aproximadamente la mitad de los europeos están preocupados por quedarse sin dinero durante la jubilación, según este estudio muchas personas comienzan por hacer la pregunta incorrecta: «¿Cuánto debo ahorrar para la jubilación?» La mejor pregunta es: «¿Cuántos ingresos necesitaré durante la jubilación?» Los ahorros probablemente proporcionarán una parte de los ingresos posteriores a la jubilación, pero no todos. Es importante anticipar qué fuentes de ingresos financiarán la jubilación y en qué orden.

  1. Pago excesivo de impuestos

Los jubilados se encuentran en un aprieto financiero cuando no aprovechan las estrategias de ahorro de impuestos a lo largo de su vida laboral y después de la jubilación. Los instrumentos con impuestos diferidos, pero el aplazamiento de impuestos puede ir en tu contra si las tasas impositivas aumentan en un futuro. No existe una respuesta única para todos, lo que subraya la importancia de trabajar con los profesionales adecuados para desarrollar una estrategia de inversión personalizada.

  1. Reacción emocional al mercado

Las personas que intentan “cronometrar” o “perseguir” el mercado casi siempre terminan perdiendo. Cuando las recesiones económicas devalúan las inversiones, los inversores entran en pánico y venden en el peor momento posible. Una reacción emocional sin sentido puede llevar a poner dinero en inversiones «seguras» que tienen la garantía de perder dinero.

El asesor fianciero adecuado puede ayudarte a comprender los riesgos reales inherentes al mercado y puede recomendarte la estrategia de diversificación adecuada. Muchas veces, el riesgo percibido de volatilidad del mercado puede funcionar a tu favor.

  1. Invertir muy poco y muy tarde

Los rendimientos son exponenciales. Cada año que pospones la inversión para la jubilación, vas perdiendo el poder del interés compuesto. Supongamos que inviertes  5.000€ por año, con un rendimiento del 2% después de la inflación. En este escenario, si esperas 10 años para comenzar a invertir, la demora te costará casi 61.000€

  1. Vivir a lo grande

Los gastos frívolos y la acumulación de deudas en tarjetas de crédito son factores comunes que privan a tu jubilación del dinero que tanto necesitarás. Comprar una casa demasiado grande o un automóvil demasiado caro causa aún más daño, ya que las compras a largo plazo de esta naturaleza lo obligan a una carga financiera constante. La planificación de la jubilación puede proporcionar la objetividad y la perspectiva necesarias para ayudarte a ver el impacto a largo plazo de tu estilo de vida actual.

  1. Pagar primero la deuda a bajo interés

Si tienes saldo en tu cuenta corriente, no uses ese dinero para pagar deudas con bajo tipo de interés, como, por ejemplo, los préstamos para estudiar. Utiliza el método “avalancha de deudas” para saldar la deuda con el interés más alto primero. Además, ten en cuenta que una deuda a bajo interés puede funcionar a tu favor. En vez de descapitalizarte, puedes poner el dinero adicional en un vehículo que genera una tasa de rendimiento más alta que el interés de la deuda. Conseguir «estar libre de deudas» no es necesariamente el objetivo. En su lugar, aprende a utilizar la deuda de forma eficaz.

  1. Dejar que tu plan patrimonial quede obsoleto

La vida pasa y las circunstancias cambian. Siempre aconsejo a los clientes que revisen sus planes patrimoniales cada tres años como mínimo, aunque parezca que nada ha cambiado. Incluso los sucesos menores de la vida pueden cambiar el panorama de tu plan patrimonial, además de las nuevas leyes fiscales y la disponibilidad de diferentes opciones de inversión.

  1. Descuidar la cobertura de seguro crucial

Es fácil estar sobreasegurado y subasegurado al mismo tiempo si no estructuras correctamente tus coberturas de seguro. Las pólizas de seguro de vida que ofrecen empleados de alguna empresa pueden aumentar drásticamente el costo y desaparecer tan pronto como dejes tu trabajo. El seguro de atención a largo plazo a menudo se pasa por alto, aunque el aumento de los costos de la atención médica a menudo se come el dinero que teníamos pensado para la jubilación.

Revisar la cobertura del seguro es esencial cada año.

  1. Subestimar los gastos después de la jubilación

Los fondos de jubilación pueden agotarse más rápido de lo esperado por una variedad de razones, como la inflación, impuestos, gastos médicos y atención para personas dependientes. Ten en cuenta que, si bien puedes planear trabajar hasta cierta edad, la jubilación forzada debido a problemas de salud o circunstancias familiares, como la necesidad de cuidar a un padre enfermo, puede descarrilar irreparablemente la forma en que esperas que transcurran tus años de jubilación.

  1. Intentar resolver los puntos anteriores solo

¡El mayor error financiero de todos puede ser intentar averiguar los detalles sin contratar a los profesionales adecuados!

Si quieres obtener ayuda para evitar estos errores y desarrollar una estrategia de inversión ganadora para generar riqueza a largo plazo, en AV Wealth estamos aquí para ayudarte. Comunícate conmigo en info@alejandro-vegueria.com o al 613 022 836 para programar una consulta gratuita.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
Hola!!

Soy Alejandro, ¿en qué puedo ayudarte?