¿Qué son los fondos indexados y cómo funcionan?

qué son los fondos indexados y cómo funcionan

En esta entrada del blog, explicaremos qué son los fondos indexados y cómo funcionan. También hablaremos de los pros y los contras de invertir en ellos y ofreceremos algunos consejos para empezar.

El contenido de estos artículos refleja mi propia experiencia y opiniones que de ninguna manera debe identificarse o asociarse con otros profesionales o entidades con las que colaboro.

El lector es totalmente responsable de sus decisiones de inversión. Antes de realizar cualquier tipo de inversión, analice los riesgos y, en caso de duda, consulte a un asesor de inversiones.

¿Qué son los fondos indexados?

Mucha gente piensa que los fondos indexados son un invento reciente, pero en realidad existen desde hace décadas. Los fondos indexados son aquellas instituciones de inversión colectiva cuya política de inversión trata de replicar un determinado índice; por ejemplo, un fondo indexado al SP500 tratará de mantener una cartera de activos similar a la de este índice bursátil. Si en un momento dado se producen cambios en la composición del índice -una empresa entra o sale- el gestor realizará los cambios oportunos en el patrimonio del fondo para mantener la misma proporción.

Por lo demás, el funcionamiento de un fondo indexado es el mismo que el de cualquier otro fondo: una sociedad gestora se encarga, con el patrimonio del fondo, de comprar y vender activos con el objetivo de conseguir una determinada rentabilidad asumiendo un determinado riesgo. Los partícipes, por su inversión, participarán en los beneficios o pérdidas generados por el fondo. A diferencia de otros tipos de inversión, como los fondos de inversión libre, los fondos indexados tienen comisiones muy bajas y, por tanto, son mucho más asequibles para el inversor medio. Por estas razones, los fondos indexados son una forma excelente de invertir tu dinero.

Diferencias entre fondos de inversión indexados y los fondos de gestión activa

Los fondos de inversión indexados se gestionan de forma pasiva, lo que significa que siguen un índice específico, como el S&P 500. Los fondos de gestión activa, en cambio, están gestionados por profesionales que intentan batir al mercado eligiendo valores que creen que superarán al mercado.

Hay algunas diferencias clave entre estos dos tipos de fondos que los inversores deben conocer.

Los fondos indexados suelen tener ratios de gastos más bajos que los fondos de gestión activa. Esto se debe a que no hay gestores profesionales que tomen decisiones de inversión, por lo que los únicos costes asociados a estos fondos son cosas como las comisiones administrativas y los costes de transacción.

Los fondos de gestión activa pueden tener ratios de gastos más elevados, pero también tienen el potencial de superar al mercado. Si un gestor de fondos tiene éxito en la selección de valores que se comportan mejor que el mercado en general, los inversores de ese fondo pueden ganar más dinero del que habrían obtenido invirtiendo en un fondo índice.

Los fondos indexados suelen estar más diversificados que los fondos de gestión activa. Esto se debe a que siguen un índice completo, por lo que poseen una parte de todas las empresas incluidas en ese índice. Los fondos de gestión activa, en cambio, suelen tener un enfoque más limitado y pueden tener sólo unas pocas docenas o incluso unos pocos cientos de acciones.

La diversificación puede ser algo bueno, ya que ayuda a reducir el riesgo. Sin embargo, también puede dar lugar a una menor rentabilidad, ya que la dispersión de su dinero entre muchos valores diferentes probablemente hará que algunos tengan un rendimiento inferior mientras que otros lo superen.

Los fondos indexados suelen ser menos eficientes desde el punto de vista fiscal que los fondos de gestión activa. Al poseer un índice fondo, puede acabar pagando más en impuestos de lo que habría pagado si tuviera un fondo gestionado activamente con una estrategia fiscal adecuada. Los fondos indexados actúan como si se tratara de acciones, por lo que cada movimiento que quiera hacer deberá comprar o vender, a diferencia de los fondos de inversión, donde puede hacer traspasos exemptos de tributación.

Los inversores deben considerar cuidadosamente estos y otros factores antes de elegir entre los fondos indexados y los fondos de gestión activa. No hay una respuesta correcta o incorrecta, ya que cada tipo de fondo tiene sus propias ventajas y desventajas. En última instancia, depende de su inversión individual metas y objetivos.

Pros y contras de los fondos indexados

Los fondos indexados ofrecen varias ventajas, como los bajos costes, y la diversificación. Sin embargo, aunque los fondos indexados ofrecen una serie de ventajas, también hay que tener en cuenta algunos inconvenientes potenciales.

Un posible inconveniente es que los fondos indexados pueden no ser adecuados para los inversores que tienen objetivos de inversión específicos. Por ejemplo, los fondos indexados generalmente no permiten una gestión activa, por lo que los inversores que quieran batir al mercado no podrán hacerlo con un fondo indexado.

Otro posible inconveniente es que los fondos indexados pueden ser bastante volátiles. Esto se debe a que suelen estar muy correlacionados con el mercado en general. Así, cuando el mercado baja, los fondos indexados tienden a bajar más que los de gestión activa.

Por último, los fondos indexados pueden tener comisiones más bajas que otros tipos de fondos de inversión. Esto se debe a que, por lo general, tienen unos gastos de funcionamiento más bajos. Sin embargo, estas comisiones pueden acumularse con el tiempo, lo que es importante sopesar todos los costes antes de invertir en un fondo indexado.

Consejos para empezar a invertir en fondos indexados

Cuando se trata de invertir en fondos indexados, hay algunas cosas que debe tener en cuenta. Lo primero y más importante es que necesita tenga en mente un objetivo de inversión claro. ¿Qué pretende conseguir invirtiendo en un fondo indexado?

¿Busca simplemente seguir el mercado, o lograr un rendimiento específico?

Su objetivo de inversión dictará el tipo de fondo indexado que elija para invertir. Por ejemplo, hay fondos de índice que siguen sectores específicos del mercado, como el índice S&P 500. O bien, puede optar por invertir en un fondo más amplio que hace un seguimiento de los grandes valores estadounidenses.

También hay fondos indexados que siguen los mercados mundiales, como el índice MSCI World.

Una vez que tenga un objetivo de inversión claro, debe investigar las diferentes opciones disponibles. Esto incluye examinar las comisiones asociadas a cada fondo, así el rendimiento histórico. Una vez que haya elegido el fondo indexado adecuado para sus necesidades, debe decidir cuánto dinero quiere invertir.

Conclusión

Los fondos indexados ofrecen una serie de ventajas, como los bajos costes y la diversificación. Sin embargo, también existen algunos inconvenientes potenciales que hay que tener en cuenta antes de invertir. En última instancia, depende de sus metas y objetivos individuales de inversión el que los fondos indexados sean adecuados para usted.

Si está pensando en invertir en fondos indexados, asegúrese de hacer primero sus deberes. Investigue las diferentes opciones disponibles y asegúrese de que entiende las comisiones asociadas a cada fondo. Asimismo, eche un vistazo a la rentabilidad histórica del fondo para hacerse una idea de cómo se ha comportado en el pasado. Haciendo su debida diligencia, puede asegurarse de elegir el mejor fondo indexado para sus necesidades.

Puede contactar conmigo para recibir asesoramiento profesional, en base a su situación marcaremos una estrategia de inversión u otra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
Hola!!

Soy Alejandro, ¿en qué puedo ayudarte?