¿Afectará la subida de tipos de interés a mis inversiones?

Según mis cálculos, la Reserva Federal ha subido los tipos de interés unas 100 veces desde 1970. En todo este tiempo la bajada de tipos ha sido en 85 ocasiones.

La mayor parte de esas subidas de tipos de interés se produjeron entre 1970 y 1984, cuando la Reserva Federal dirigida por Paul Volcker subía vertiginosamente los tipos para frenar la hiper-inflación.

Hay una razón por la que la Fed pasó gran parte de ese tiempo endureciendo la política monetaria. La inflación fue de más del 7% anual de media entre 1970 y 1984:

evolución de la inflación en estados unidos

Se trata de un periodo que incluyó cuatro recesiones, dos de las cuales fueron provocadas más o menos intencionadamente por la Fed (a principios de los 80).

Si juntamos todas estas subidas de tipos  en periodos de más largo plazo, realmente no ha habido tantas. Yo cuento 8 desde 1970. Aquí están los rendimientos que ha tenido el mercado de valores durante estos periodos de subida de tipos:

rentabiliades del sp500

Sorprendentemente,  el mercado se han mantenido relativamente bien durante los pasados ciclos de subidas de tipos de interes. La rentabilidad total media fué del 23%.

Sin embargo, estos datos esconden una contrapartida, que sí fué sufrida por los inversores que no tenían la vista puesta en el largo plazo:

  • Las acciones se desplomaron casi un 50% en 1973-74.
  • El mercado subió en 1981, pero cayó un 27% en un brutal mercado bajista que se extendió hasta 1982 (que incluyó la mencionada recesión inducida por la Fed).
  • El periodo 1985-1988 incluye el mayor desplome de todos los tiempos en octubre de 1987, cuando el mercado cayó un 34% en una semana.
  • La sorpresiva subida de tipos en 1994 asustó al mercado de bonos tanto como al de valores. El S&P 500 sufrió una rápida corrección del 8,5% a principios de 1994, pero el mercado de bonos estadounidense en su conjunto (-6,4%) y los bonos basura (-7,7%) tampoco aguantó.
  • El tipo de interés de la Fed se mantuvo elevado durante gran parte de la década de 1990, pero se redujo tras la crisis de la deuda rusa de 1998. Los tipos volvieron a subir en la segunda mitad de 1999 hasta la primera mitad de 2000, cuando estalló la burbuja de las puntocom.
  • El mercado se redujo a la mitad en el mercado bajista de 2000-2002.
  • Los tipos de interés a corto plazo alcanzaron su nivel más bajo (en ese momento), el 1%, tras la recesión de 2001, la caída de la bolsa y el 11 de septiembre. Luego vino el ciclo de subidas de 2004-2006. Las acciones se mantuvieron bien en este periodo, pero alcanzaron su máximo 15 meses después, antes de la Gran Crisis Financiera.
  • La siguiente serie de subidas de tipos comenzó en 2015, tras 7 años de tipos al 0% después de la crisis de 2008. Solo llegaron al 2,5% antes de un mercado casi bajista en las acciones que tocó fondo en la víspera de Navidad de 2018, cuando la Fed señaló que cambiaría de rumbo.

Por lo tanto, aunque el mercado de valores ha experimentado rendimientos relativamente decentes mientras la Fed ha subido en el pasado, se han tenido que asumir volatilidades muy grandes y un desgaste psicológico enorme.

Esto tiene sentido si pensamos en las razones por las que la Fed sube los tipos; suele ocurrir cuando la economía se sobrecalienta, la especulación se dispara o la inflación está por encima de la tendencia.

Hemos llegado al nivel 2 de 3, que es la razón por la que la Fed va a embarcarse en otra serie de subidas de tipos. Supongo que es posible que los inversores sepan que la volatilidad tiende a producirse cuando la Fed sube los tipos.

Los tipos a corto plazo han subido. Los valores especulativos han sido aplastados y la bolsa está en medio de una pequeña corrección. Y lo más loco es que la Fed aún no ha subido los tipos.

¿Les dará esto algo de tiempo? ¿Serán pacientes? ¿O la inflación tendrá más peso esta vez?

Sinceramente, no lo sé.

Lo que sí sé es que los tipos están mucho más bajos que en la mayoría de los ciclos de subidas del pasado, así que tiene sentido que los inversores estén nerviosos.

Piensa en el mercado de valores como si fuera un bono de muy, muy larga duración.

Cuando se trata de bonos, en igualdad de condiciones, cuanto mayor sea la duración, mayor será la volatilidad, tanto al alza como a la baja.

Por lo tanto, un bono a 30 años va a ver un aumento de precio mucho mayor que un bono a 2 años cuando los tipos bajen. Por otra parte, ese mismo bono a 30 años sufrirá pérdidas mucho mayores que un bono a 2 años cuando los tipos suban.

Y la volatilidad será mayor cuando los tipos sean más bajos. Si el tipo de interés vigente es del 7%, un aumento del 0,25% es relativamente menor. Pero si los tipos del mercado están al 1%, un movimiento del 0,25% es proporcionalmente mayor.

Esto no significa necesariamente el fin del mundo, pero tiene sentido que la volatilidad sea elevada.

¿Continuará esto?

De nuevo, no lo sé. Supongo que depende de cómo reaccionen los inversores a este tipo de medidas.

Ahora bien, no son sólo los tipos de interés los que importan en esta ecuación; se podría concluir que la inflación es el mayor impulsor de la volatilidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
Hola!!

Soy Alejandro, ¿en qué puedo ayudarte?